Made in Spain

La comisión europea estudia el incluir forzosamente el país de fabricación en los artículos de piel y marroquinería. Las casas francesas e italianas de marroquinería empujan a los eurodiputados a tomar estas medidas en contra de la barbarie de la importación desmedida y el fusilado de marcas. Como sabéis en países como Estados Unidos ya es obligatoria esta medida desde hace años. En nuestra opinión el cliente tiene derecho a conocer la procedencia de fabricación del artículo para poder evaluar su compra como medida proteccionista o como sanción a las medidas laborales de dichos países.

En España la situación no parece preocupar a las principales asociaciones del sector. Por parte de Asefma (Asociación Española de Fabricantes de Marroquinería, Artículos de Viaje y Afines ) su presidente Feliz Bellido apuntaba en una entrevista al periódico el país que el 30% de la facturación de la firma Feliz Bellido procederá en 2010 del exterior. Por parte de Empiel, la asociación de Empresarios andaluza de la piel sigue guardando silencio sobre el tema de la fabricación en España y la denominación de origen de Ubrique, esperamos noticias como agua de mayo.

Podemos leer en un interesante artículo titulado Ropa de Lujo Made in China en el  país,  unas interesantes palabras de Miguel Otero, director general del Foro Español de las Marcas Renombradas:  “Para España no es tan importante porque nunca se ha beneficiado excesivamente del made in Spain, esto importa más a la industria de países como Francia o Italia“, reflexiona Miguel Otero. La institución, no obstante, ya hace años que defiende una migración del concepto made in (hecho en) al made by (hecho por) Spain, porque lo importante, defienden, “es quién y cómo hace las cosas, no el dónde”.

También podemos leer que Italia, por ejemplo, ha decidido endurecer el uso de la etiqueta Made in Italy con una nueva normativa: expresiones como “100% made in Italy” o “All italian” sólo pueden atribuirse a artículos completamente elaborados en el país, y contempla sanciones de hasta 250.000 euros en casos de indisciplina.

Increíble que a estas alturas en España no ejecuten medidas proteccionistas en el sector de la piel. Solo conocemos el caso de la Marca de garantía Ubrique un esfuerzo por parte de la población andaluza de reivindicar su buen hacer el mundo de los complementos de moda. Parece ser, por lo que podemos oir por rumores, que la marca no goza de muy buena salud y que si materializara la Denominación de Origen para Elche y Ubrique, prevista por la Union Europea la misma pasaría a mejor vida. Lo cierto es que en nuestra opinión  la Marca dependía de excesivas partes para su éxito y nunca mejor dicho: entre todos la mataron y ella sola se murió. A lo mejor el centro tecnológico de la Piel, Movex dispone de un centro de reanimación de Marcas de Garantía.