Realizado con piel de hace 224 años

Leímos una noticia en algunos medios nacionales e internacionales que nos asombro y que creímos sin duda sería una buena notica para contar en Ubrique.com. El asunto es fácil de resumir: Un barco hundido en el siglo XVIII con un cargamento de piel de Reno Rusa, tratada con una mezcla de aceite de abedul y corteza de Sauce. Un rescate por parte de una compañía de submarinistas caza tesoros. Y una tienda interesada en vender productos realizados con dicha piel, dado el buen estado en que se encuentra pese al tiempo y al agua salada.

La firma encargada es la Londinense G. J. Cleverley la cual creo zapatos, maletines y pequeña marroquinería con ella. Esto nos da una lección sobre la curtación vegetal y su calidad siendo esta no solo equilibrada con el medio ambiente, sino también muy duradera en la condiciones más estremas.

Podéis obtener más información en: gjcleverley.co.uk

Share Button